ENVÍO GRATIS a partir de 30€ de pedido en península  ENTREGA 24/48H 
🚚📦ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 39€ DE PEDIDO ENTREGA 24/48H
ENVÍO GRATIS a partir de 30€ de pedido en península  ENTREGA 24/48H 
cómo cambia la piel con el tiempo

Cómo cambia la piel con el tiempo y qué puedes hacer tú

Ten claro que el envejecimiento es inherente a la vida y al ser humano. Es algo inevitable, pero, aunque nuestra sociedad muchas veces nos intente convencer de lo contrario, no es algo malo. Significa que estás vivx, evolucionando y encontrándote contigo mismx.

También tienes que tener claro que la belleza y la juventud no son sinónimos, ni mucho menos. La belleza va mucho más allá de la edad y de apariencia joven de la piel. Así que no te obsesiones con no envejecer. Sin embargo, sí que es verdad que sí puedes (y debes) influir en ciertos tipos de envejecimiento. ¿Pero por qué ahora te digo eso si te acabo de decir que no es malo envejecer? Porque no te estoy hablando del envejecimiento biológico, sino de efectos que pueden verse igual que este tipo de envejecimiento. Efectos que afectan a la funcionalidad y salud de tu piel, pero que se deben al daño producido por un mal estilo de vida o por no haberse cuidado o protegido lo suficiente.

No te centres en la apariencia joven de tu rostro, eso no va a hacer que tengas más belleza. Céntrate en tu propio bienestar y en el de tu piel. Para que tu piel esté lo más sana posible y esos signos visibles sean solo debido al paso del tiempo, debes entender qué pasa cuando envejecemos y cómo cambia tu piel con el tiempo.

¿Por qué ocurre todo esto?

El proceso de envejecimiento es la razón de cómo cambia la piel con el tiempo. Este proceso ocurre sobre todo por 2 causas: por causas intrínsecas o extrínsecas. Las intrínsecas vienen determinadas por la biología y contra eso poco se puede hacer. Sin embargo, las extrínsecas son provocadas por factores externos que podemos controlar.

Descubriendo el envejecimiento intrínseco

También llamado cronológico. De igual manera que tus ojos ya no leen como antes o ya no te recuperas tan fácilmente de una noche de excesos, la piel también se ve afectada de manera natural por esos procesos.

Esto suele venir determinado genéticamente. Pero eso no quiere decir que no puedas hacer nada. No se puede evitar y va a suceder, eso es cierto. Pero puedes influir en que ciertos genes se expresen más o menos y por lo tanto sea más rápido y patente o menos. Y esto será todavía más importante si has tenido la mala suerte de tener unos genes que favorezcan estos procesos.

Aquí empieza a mezclarse con el envejecimiento extrínseco y es que, por desgracia, no son cosas inconexas que funcionen por separado. Se influyen el uno al otro.

¿En esta parte qué puedes hacer? Presta atención porque puedes interferir sobre cómo cambia tu piel con el paso del tiempo. ¿El secreto? Pues no hay ninguno. Se trata, sobre todo, de intentar llevar un estilo de vida lo más saludable posible. Fomentar aquellos hábitos que incrementen tu bienestar global a todos los niveles. Eso hará que se expresen o activen más o menos los genes idóneos.

Entendiendo el envejecimiento extrínseco

Este tipo de envejecimiento es debido a factores externos como pueden ser: la exposición a tóxicos como el humo del tabaco o la polución, una exposición excesiva al sol sin protección o una dieta poco saludable que favorezca los procesos de inflamación de baja intensidad en el organismo.

Esto es IMPORTANTE: sobre este envejecimiento SI PUEDES hacer mucho. Está únicamente en tu mano. No puedes evitarlo totalmente, pero si reducirlo lo máximo posible para que empiece a afectar a tu piel lo más tarde posible. ¿Por qué sobre este envejecimiento sí puedes hacer mucho? Porque está producido por el acúmulo de daños en tu piel causados por agentes externos.

Entonces, si cuidas y proteges tu piel de los efectos de estos daños para que no se acumulen tantos, lograrás reducir estos efectos y tu piel estará más funcional, más sana y lucirá más bonita. Ahora entenderás que te diga que si todavía no cuidas bien tu piel, ¿a qué estás esperando?, ¿quieres tener más daño acumulado que es muuucho más difícil de revertir y no siempre se logra?, ¿o prefieres empezar a cuidarte y evitar que se siga acumulando tantísimo daño en tu piel? Aquí, la última palabra la tienes tú.

Cómo cambia la piel con el tiempo década a década

Esto que te voy a contar ahora no es algo exacto, es aproximado y depende muuuucho de lo que te hayas cuidado en el pasado, lo que cuides tu piel en el presente y de tu genética. Pero creo que te puede servir para entender lo importante que es que cuides tu piel con productos apropiados para poder disminuir los daños acumulativos que va sumando tu piel con el tiempo.

Entre los 20 y los 30, cuando comienza todo el proceso

Sí, ya sé que te parecerá increíble que a partir de los 20 se ponga en marcha el proceso de envejecimiento… pero así es. Hasta el inicio de la veintena, aproximadamente, el cuerpo todavía puede estar en fase de crecimiento y desarrollo. Sin embargo, acercándonos a esta década, el cuerpo comienza su proceso de regresión o involución.

Normalmente, no se suele apreciar en los primeros años de la década. Sin embargo, en más ocasiones de las que crees a finales de esta década, si no te has cuidado, ya se empezarán a notar algunos signos visibles sutiles. Lo más probable es que tú no te des cuenta, eso es normal. Te ves en el espejo cada día y te acostumbras a los pequeños micro cambios como para poder detectarlos, pero desde fuera lo más seguro es que se noten.

No suelen apreciarse tanto cosas concretas como arrugas o flacidez, pero si un estado general peor que el de otras personas, un tono menos uniforme, menos luminoso y un aspecto menos bonito.

Por eso ES FUNDAMENTAL, que empieces pronto a cuidar de tu piel. ¿Lo ideal? A partir de los 20, no más allá de los 25. Pero si ya pasó para ti esta posibilidad, ¡empieza ya! Hay cosas que ya no puedes cambiar, pero todavía puedes prevenir muuucho, de verdad. ¡Ah! y desde siempre, usar un fotoprotector adecuado cuando vayas a exponerte al sol: aunque sea poco tiempo, aunque tú no te suelas quemar, aun a pesar de tooodas esas excusas que te vienen siempre a la cabeza.

De los 30 a los 40, que sea visible depende de ti

Esta década es clave para el comienzo de los signos visibles y es cuando tienes que empezar a cuidarte en serio. Si aún no lo has hecho y te encuentras en esta década… ¡no dejes pasar ni un día más!

Finas líneas de expresión y arruguitas visibles, aspecto más rugoso y tono menos uniforme y más apagado caracterizan esta etapa si no cuidas lo suficiente tu piel. La flacidez comienza a hacerse notar y también la pérdida de grasa subcutánea facial. Sí, aunque parezca mentira la grasa se pierde… y no es algo bueno. De hecho, se pierde donde no debe y aumenta donde menos nos gusta… así de “puñetera” es ella… Pero de esto si quieres te hablo con calma otro día.

De los 40 a los 50, una época de grandes cambios

En esta etapa se hace más patente y visible todo lo anterior. Ya no son signos que se marcan y hay que fijarse un poco para verlos. En esta época se hacen claramente patentes.

¿Y qué más pasa? Porque siento decirte que hay más… El metabolismo empieza a hacerse más lento y el proceso de resorción ósea empieza a notarse, aunque aún no mucho, solo a ojos más expertos y más frecuentemente en las últimas partes de esta franja de edad.

 A lo largo de la vida tus huesos están en constante remodelación. Se forma tejido ósea nuevo y de destruye el maduro. Esto es normal y debe suceder, pero debe mantenerse en un delicado equilibrio. Con la edad este equilibrio se pierde y se destruyen más células óseas de las que se crean. Eso es la resorción ósea y también sucede en los huesos de tu rostro.

Cómo cambia tu piel con el tiempo a partir de los 50

En esta etapa tu piel ya no va a funcionar tan bien como antes. Las células no son tan eficientes haciendo sus funciones y no son capaces de generar todas las estructuras y componentes necesarios para funcionar bien por ellas mismas. Esto afecta mucho a la capacidad de recuperación y regeneración de tu propia piel.

A partir de esta edad y, sobre todo, cuanto más avance el tiempo, los efectos de la resorción ósea se aceleran y se irán haciendo, poco a poco, cada vez más patentes.

Ciertos resultados de cómo cambia la piel con el tiempo están en tu mano

Que todo esto aparezca al principio de la década que corresponda o que se retrase hasta la última etapa, o incluso pase a principios de la etapa siguiente, está en tu mano. Tú decides si quieres cuidarte para conseguirlo o no.

¿Y cómo puedes conseguir una rutina de cuidado facial para mantener a raya el daño del envejecimiento extrínseco?, ¿Cómo puedes controlar algo más cómo cambia tu piel con el tiempo? Yo te propongo el pack Fondo de Armario. Contiene tres productos para conseguir una rutina minimalista que no puede faltar en tu neceser, como un vestido midi negro en tu armario. ¡Esencial! Este pack es súper útil para aquellxs que ya notáis lo que os cuento en la década de los 30 a los 40. Si todavía no estás ahí, el limpiador y el contorno serán tu crush, pero para la crema puedes esperar un poquito. Todavía puedes usar una más básica.

¿Por qué te recomiendo este pack? Porque es súper fácil y rápido de usar. Además, estos productos duran muchísimo, por lo que a la larga no es una gran inversión. Y lo mejor es que sus fórmulas están diseñadas para luchar contra las inflamaciones crónicas de baja intensidad que provocan la acumulación de daños. Es por eso que estos productos funcionan. Ahora, la pelota está solo en tu tejado.

¡Comparte este post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Aquí estamos para ayudarte!