ENVÍO GRATIS a partir de 30€ de pedido en península  ENTREGA 24/48H 
🚚📦ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 39€ DE PEDIDO ENTREGA 24/48H
ENVÍO GRATIS a partir de 30€ de pedido en península  ENTREGA 24/48H 
la dieta influye en el estado de la piel

Dieta para tener una piel radiante: lo que comes le importa a tu piel

En este post no te voy a contar la típica dieta para tener una piel radiante, basada en comer más sano y beber más agua. Te voy a hablar de la relación real que hay entre la comida y la piel.

Seguro que alguna vez has oído la frase “somos lo que comemos”. Pues bien, parte de razón no le falta. No es que la comida defina quienes somos, no es algo tan radical; pero sí que tu alimentación puede afectar mucho a tu cuerpo, incluida tu piel. ¿La clave? Nuestra flora intestinal.  

¿Qué tiene que ver la dieta para tener una piel radiante?

Ya en 1930 se habló por primera vez sobre la conexión entre el estómago, el cerebro y la piel (eje estómago-cerebro-piel). 90 años después y tras muchas investigaciones, los científicos parecen corroborar esta teoría. De hecho, se sabe que las personas con enfermedades cutáneas como la psoriasis o la rosácea, tienen más probabilidades de sufrir trastornos intestinales.

Ya te hemos hablado de la relación intima entre el cerebro y la piel. En los últimos años, se ha comprobado que la misma relación existe entre nuestra flora intestinal y el cerebro. Si nuestro sistema digestivo influye sobre el cerebro y éste sobre la piel (y viceversa); esto significa que de forma indirecta la piel y el aparato digestivo están relacionados y son capaces de influirse el uno al otro.

Pero hay más. Recientemente se ha visto que el buen o mal funcionamiento del sistema digestivo puede influir en el estado de la piel también de manera directa. Se sabe que muchas sustancias procedentes de la flora intestinal pueden acabar en el torrente sanguíneo y finalmente acumularse en la piel. Dependiendo de qué sustancias se hayan generado y acumulado en la piel, así se tendrá un efecto positivo o negativo sobre ella, sobre su integridad y sobre la estructura de las capas superiores.

Por eso, es primordial que vigiles un poquito tu alimentación si quieres lucir una piel sana. No hace falta que te hagas extremista de la comida sana, pero si estaría bien que entendieras cómo funciona esta conexión para hacer mejores elecciones culinarias en el futuro. Y para esto estoy aquí, para explicarte todo lo que necesitas saber sobre la piel.

Hummm… ¿puedes concretar un poco más?

Pongamos un ejemplo. Una alimentación poco saludable promueve el crecimiento de un microbioma o flora intestinal no tan favorable para nuestro cuerpo. ¿Y cómo puede afectar a tu piel? Este microbioma puede generar sustancias, como el p-cresol. Se ha visto que un aumento de esta sustancia está relacionado con un proceso de queratinización de la piel defectuoso. Es decir, las últimas capas de la piel no se forman correctamente.

Además, el exceso de ciertos alimentos en tu dieta promueve reacciones de micro inflamación cronificadas. A nivel de la piel, esto se traduce en acelerar el proceso de envejecimiento y que sus células dejen de ser tan funcionales como deberían.

El cerebro (estrés) puede afectar a tu piel. El sistema digestivo puede afectar a tu piel. Y el cerebro puede afectar al sistema digestivo. Por lo tanto, para optimizar el bienestar de tu piel no solo le deberás prestar atención a ella, sino también a tu mente y a tu comida.

Si estás en un bote que tiene un agujero el agua entrará. En esta situación es fundamental achicar agua, pero no puedes quedarte solo en eso porque si no el problema nunca se solucionará del todo. Debes tener una doble estrategia: cerrar el agujero y sacar el agua que haya entrado.

Pues bien, desde Unavida, te propongo que hagas lo mismo con tu piel y que la guíes y la cuides con varias acciones para lograr más fácilmente su bienestar y tener una piel más bonita. ¿Y qué estrategia te proponemos?

  • TU MENTE: Cuídala para reducir el estrés que le puede llegar a tu piel.
  • TU ALIMENTACIÓN: Préstale atención para minimizar las sustancias negativas que le lleguen desde dentro.
  • TU PROPIA PIEL: Mímala y cuídala con cosméticos apropiados para darle todos los nutrientes que necesita.

Mindful eating, el broche de oro para reeducar nuestra forma de comer

Cuando se come movido por las emociones, no suelen elegirse alimentos saludables. Comer de vez en cuando esta comida, no es perjudicial; pero si lo hacemos continuamente, no le va a gustar demasiado a nuestro cuerpo. Se activa el ciclo que hemos contado antes y finalmente tu piel también paga las consecuencias.

Ahí puede ayudarte el mindful eating. Si eres consciente de lo que comes y de por qué lo comes, te será más fácil adoptar hábitos más saludables.

Normalmente el mindful eating hace referencia a identificar las sensaciones fisiológicas y emocionales que nos produce la comida. De esta manera, se detecta mucho más fácilmente si realmente tenemos hambre, si comemos por ansiedad o aburrimiento o incluso si ya realmente estamos saciados con lo que hemos comido hasta el momento.

Sin embargo, en Unavida nos gusta dar un pasito más allá, y no solo entendemos el mindful eating como prestar atención a tus sensaciones al comer; sino, prestar atención a todo lo relacionado con la comida y nuestro cuerpo. Hacer elecciones de alimentos y platos más fundamentadas en el conocimiento y la ciencia, en el bienestar, en el equilibrio de nuestro cuerpo. En definitiva, integrar la filosofía del bienestar y de Unavida a nuestra cocina.

Si comes bien, tu piel estará bien y tú, también. Por desgracia, no existe una dieta para conseguir una piel radiante de forma rápida y fácil, es algo que requiere reeducación y tiempo; pero es muy interesante que lo implementes en tu vida.

¿Te atreves a dar un paso más hacia un estilo de vida más sano?

¡Comparte este post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Aquí estamos para ayudarte!