ENVÍO GRATIS a partir de 30€ de pedido en península  ENTREGA 24/48H 
 

hola @unavidacosmetics.com

🚚📦ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 39€ DE PEDIDO ENTREGA 24/48H
 

hola @unavidacosmetics.com

ENVÍO GRATIS a partir de 30€ de pedido en península  
ENTREGA 24/48H 
 
 
ikebana

IKEBANA el arreglo floral del bienestar

Sí, te voy a contar qué es el Ikebana. Porque me encanta explorar y acercarte todas las técnicas que existen en el mundo que te pueden aportar bienestar. Así muy resumido, es el arreglo floral japonés que <<sana el alma>>. Es por eso, que hay tantas floristerías en el mundo con este nombre. Y es que es súper bonito tanto el nombre, como todo lo que le rodea, porque nació la idea de conectar al ser humano con la naturaleza. Y no me vas a negar que, ahora mismo, nos viene de lujo esa conexión.

Da rienda suelta a tu creatividad

El Ikebana es una disciplina artística y requiere de creatividad y concentración. Al igual que hacer una escultura o pintar un cuadro, pero de esta forma se expresa a través de los arreglos florales y sus componentes.

Se utilizan tanto tallos, como ramas, hojas, brotes, frutos y flores mezclados con distintos materiales naturales para los recipientes que los contienen. El Ikebana se basa en el uso de sen (líneas en japonés), kai (bloques) y shiki (colores). Además, como en casi todos los campos, menos es más. Es minimalista a más no poder.

¿Cuáles son los orígenes del Ikebana?

Aquí podemos encontrar dos versiones que en mi opinión, se complementan:

Por un lado, hay documentos que dejan pruebas de esta técnica en el siglo XV, pero es muy seguro que su práctica se remonte varios siglos más atrás. Cuenta la leyenda que, en Japón, un sabio pensó que los sacerdotes budistas no estaban haciendo los centros florales merecedores de los altares en los templos. Harto del mal gusto, el sabio se dedicó a enseñarles cómo representar la armonía del Universo con flores y se puso manos a la obra. 

Por otro lado, encontramos evidencias de que el Ikebana es un arte que nació en el periodo Muromachi, en un momento de conflictos bélicos, y que no se desarrolló en un momento de felicidad y prosperidad. Esto quiere decir que es un arte al que se recurrió como una vía de escape de la inquietud del alma que busca consuelo en la naturaleza.

La corriente inicial tiene unas pautas muy concretas

  • Las flores y las ramas siempre se deben dirigir hacia arriba.
  • Tienen que estar dispuestas en grupos de tres, de manera que representen el equilibrio entre el cielo (arriba, hacia donde miran las flores), la tierra (por debajo, en contacto con las raíces) y el ser humano (en un espacio intermedio entre ambos planos). A esta relación se le conoce como ‘triada Universal‘.
  • El punto no es crear arreglos súper elaborados, sino que cada pieza sea sencilla y genere una experiencia estética en el observador. Sin importar sus dimensiones o los elementos que la compongan.
  • La ‘imperfección’ es valiosa para el Ikebana, y no se oculta; no se deshecha una hoja mordisqueada por un caracol o cualquier otro insecto, al contrario, se aprecia como parte de la vida. Elegir sólo lo colorido, brillante y más bonito, es una muestra de torpeza.

¿Qué plantas se utilizan?

El Ikebana es de temporada y respeta el entorno donde se practica y las estaciones. Es decir, que respeta los ciclos naturales de las plantas y las flores. A lo largo del año, se va adaptando a las especies vegetales y florares de la temporada. En primavera, por ejemplo, en Japón, es común que las piezas centrales estén adornadas con flores de cerezo. Pero podemos encontrar arreglos florales con todo todo tipo de variedades, plantas, flores e incluso recipientes tanto de oriente como de occidente, adaptándose a cada momento y lugar.

¿Por qué se ha hecho tan conocido el Ikebana en los últimos tiempos?

Durante la pandemia y aún a día de hoy, la gente ha querido y quiere realizar nuevas actividades y aprender algo nuevo o al menos, intentarlo. Puede ser cocinar, practicar un deporte que desconocían o centrarse en alguna manualidad. Aquí es donde entra el Ikebana. Ha sido la opción de muchas personas debido a su promesa de sanar el corazón y calmar el alma. Yo lo considero una especie de meditación, de invitación a la relajación y la reflexión. Y es que esta práctica te permite cultivar la paciencia y la tolerancia, así como la capacidad de bajar el ritmo y apreciar la belleza de las pequeñas cosas de la vida.

¿Cómo el Ikebana te proporciona bienestar?

Realizar este tipo de arreglos implica concentración, soledad, relajación, olvido de uno mismo y compenetración con las plantas utilizadas. Además de un estado meditativo que despierta un estado de paz interior muy placentero en la persona que lo lleva a cabo. Además, estar en contacto con la naturaleza te permitirá maravillarte una y otra vez ante la inagotable belleza de la vida. Esto es genial para ti y tu bienestar. Como siempre te decimos, esto se verá reflejado también en tu piel. Provoca en las personas la felicidad de lo cotidiano, de la naturaleza, de los elementos de poco valor. Al utilizarse únicamente elementos orgánicos, las obras son efímeras, lo que inevitablemente te lleva a reflexionar sobre el paso del tiempo. Practícalo siempre en un lugar tranquilo, con buena temperatura, en silencio y sin distracciones.

Yo te recomiendo iniciarte en esta práctica y acompañar esos ratitos con el aroma de una barrita de incienso japonés sin humo que tenemos en nuestra tienda. El único producto que no está hecho en España y es por algo. Su tecnología, pirámide olfativa y diseño nos hizo derretirnos e incluir esta excepción que confirma la regla del made in Spain en nuestra shop.

Ahh!! Antes de que se me olvide, Ikebana significa exactamente “Flor Viviente”. Ahora, ¿te animas a apuntarte a algún taller o a realizar alguna prueba inicial en casa? Cuéntame, me encantará leerte.

¡Comparte este post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Aquí estamos para ayudarte!