🚚📦ENVÍO GRATIS a partir de 25€ de pedido  ENTREGA 24/48H 🚀
 

hola @unavidacosmetics.com

🚚📦ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 39€ DE PEDIDO ENTREGA 24/48H
 

hola @unavidacosmetics.com

🚚📦ENVÍO GRATIS a partir de 25€ de pedido  
ENTREGA 24/48H 🚀
 
inflammaging

Inflammaging, la nueva palabra cosmética que debes conocer

Seguramente ya tengas claro que, si hablamos sobre envejecimiento de la piel, oirás conceptos como oxidación, prevención, estilo de vida o envejecimiento cronológico y prematuro.

Pero, ¿y si te digo que términos como inflamación, senescencia y sobre todo inflammaging son incluso más importantes para poder entender por qué envejecemos?

A qué se debe el envejecimiento

Envejecer es inevitable y va a ir poco a poco manifestándose con la edad. Eso es el envejecimiento cronológico y es imposible evitarlo. Pero si hay factores externos que pueden retrasar o adelantar los signos y síntomas asociados a la vejez. Y tú puedes controlar hasta cierto punto estos factores externos. De esta manera, si se adelanta todo este proceso, hablamos de envejecimiento prematuro. Y a esa parte condicionada por factores externos la llamamos envejecimiento extrínseco.

El envejecimiento es un proceso muy complejo, que no sucede solo por una única razón. Por eso, aunque a lo largo del tiempo han ido apareciendo muchas teorías para explicar el envejecimiento, ninguna de ellas por si sola ha permitido explicar todo lo que realmente sucede. Pero en los últimos años si se ha demostrado que la mayoría de estas teorías acaban en un punto común: afectando a la inflamación.

Y entonces, ¿qué es lo que le pasa a tu piel con el paso del tiempo?

Es un conjunto de muchos factores. Por un lado, las células poco a poco se replican peor y acumulan más errores. Se acumulan más “desechos” y los procesos de eliminación de estos residuos (llamados apoptosis y autofagia) también empiezan a fallar y a ser menos efectivos. Al conjunto de todo esto se le llama senescencia y manda señales pro-inflamatorias al resto de células y tejidos. 

Por otro lado, están toooodas las agresiones a las que se ve sometida tu piel a diario. ¿Crees que tu piel no está expuesta a tantos daños? Ten en cuenta que cualquier cosa que perturba su paz y su equilibrio es vista por la piel como una agresión. El sol, la polución, el humo del tabaco (que aunque tu no fumes te puede afectar por la calle de alguien que esté fumando delante de ti), el frío, el calor fuerte, el estrés psicológico e incluso la alimentación, el alcohol… y podría seguir así casi eternamente. Y no podemos olvidarnos del estrés oxidativo que causa daños y por lo tanto… inflamación. ¿Ahora sigues pensando que no es para tanto?

Y lo peor de todo es que estos sucesos se interrelacionan y potencian unos a otros.

Inflammaging y su relación con el envejecimiento

Todo lo que te he contado en el apartado anterior genera sustancias pro-inflamatorias. De normal no hay problema, porque nuestra piel puede con todo… hasta que deja de poder. Llega un momento que se acumula tanto daño que tu piel ya no puede manejar correctamente la inflamación. Es entonces cuando aparece el inflammaging.

Este término hace referencia a una inflamación crónica, que se trata de un estado inflamatorio de bajo grado, asintomático, crónico y que afecta a todo tu cuerpo. Estas características hacen que sea totalmente diferente a la inflamación habitual y más conocida que provoca enrojecimiento e hinchazón. Porque la inflamación crónica no tiene ningún signo visible de este tipo.

Va a llegar un momento en nuestra vida en el que suframos las consecuencias del inflammaging. Pero si quieres tener una buena calidad de vida tienes que fomentar, desde ya, tu bienestar. Es importante que intentes reducir el grado de inflamación crónica todo lo que puedas a lo largo de tu vida.

Y esto no solo es importante para tener una piel más sana o más bonita. Hay muchas implicaciones más serias a largo plazo. En los últimos años, las investigaciones científicas muestran una fuerte relación entre el inflammaging y muchas enfermedades relacionadas con el envejecimiento como puede ser el alzheimer, parkinson o artritis. Sin embargo, todavía no se conoce en profundidad y hacen falta más investigaciones.

Como minimizar y retrasar el inflammaging en tu piel

Está claro que hay cosas que no podemos cambiar. Si tienes propensión a desarrollar más respuestas inflamatorias o tus redes antiinflamatorias no son tan eficientes por genética; eso no lo puedes cambiar. Pero hay muchas acciones epigenéticas (más allá de los genes) en las que puedes intervenir para ayudar a tu cuerpo con lo que te ha tocado por naturaleza. Y si no tienes la suerte de que te hayan tocado los genes ideales contra inflammaging, es todavía más importante si cabe que ayudes como puedas a tu cuerpo para mejorar todo lo posible los resultados.

¿Sabes que hay muchos estudios clínicos y científicos que muestran evidencias muy claras de una fuerte asociación entre inflammaging y los factores nutricionales y estilo de vida? Esto quiere decir que puedes ayudar a tu cuerpo con distintas herramientas para controlar los factores desencadenantes o reguladores de la inflamación.

Por eso, priorizar tu bienestar, el de tu mente, tu cuerpo y tu piel, te permitirá disfrutar del well aging. Es decir, te permitirá conseguir una mejor forma de envejecer, a tu ritmo biológico, sin adelantarlo, sin envejecimiento prematuro y, desde luego, sin acabar en el peor de los casos.

¿Y esto qué tiene que ver con cosmética?

Tiene mucho que ver, ya que es una de las herramientas a las que puedes acudir para ayudar a tu piel en esta tarea. Aplicar una rutina de belleza que te permita añadir fuerza al sistema anti-inflamatorio y funcional de la piel para prevenir y retrasar todas estas situaciones, te puede ayudar mucho.

En Unavida desarrollamos nuestros productos con esto en la mente en todo momento. Incluimos ingredientes activos que ayuden a tu piel a hacer frente y reducir esa inflamación crónica de baja intensidad. Y, a mayores, añadimos ingredientes extra para que una vez que la piel pueda volver a funcionar con normalidad, tenga donde apoyarse para volver otra vez a su actividad rutinaria normal.

Te invito a que pruebes nuestra rutina minimalista exprés durante un mes y luego nos cuentes qué tal te ha ido. Porque estoy convencida de que notarás la diferencia. Simplemente debes usar todos los días por la mañana y por la tarde/noche, el limpiador facial Supermoon, un jabón sin jabón que te redescubrirá la limpieza facial. Luego aplicar en el contorno de ojos Oh La La, para todas las necesidades del día a día. La rutina acaba usando la crema facial Creamy Cream, con un pequeño y relajante masaje. Eso sí debes hacerlo prestando atención plena a tu rutina.

Pero recuerda que la mejor estrategia es trabajar de manera conjunta desde varios flancos. Es decir, la cosmética sola no lo conseguirá todo, una dieta más anti-inflamatoria tampoco. La receta ganadora es la combinación y el trabajo en equipo de un estilo de vida más saludable.

Por favor, cuéntame cosas acerca de tu “lifestyle” y de cómo crees que puede ayudarte en tu búsqueda del bienestar. Me encantará leerte y compartir maneras más saludables de vivir.  

¡Comparte este post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Aquí estamos para ayudarte!